Masajes eróticos en Marbella

Me dispongo a relatarles mi experiencia con el mundo del masaje erótico, que tuve en Marbella ,fue un gran descubrimiento y desde entonces me regalo un masaje una vez a la semana.

Estaba de paso por Marbella, por motivos de trabajo, llevaba unas semanas muy estresado, tenía que entregar unos proyectos y tenia mucho retraso. Me encontraba en la habitación del hotel, tenía la cabeza bloqueada, de tanto trabajo, decidí bajar al bar a tomar una copa. Cuando llegué al bar, en la barra, solo había un hombre de traje que tenía la misma cara de estresado que tenía yo. Lo salude por cortesía, me miro y me dijo – Hola que tal ¿ Vienes a desestresarte un poco? Si le conteste.- Demasiado trabajo y todo el día viajando- Le dije y me senté junto a él. Me comentó que él siempre iba a ese hotel, que le gustaba por que era muy tranquilo y discreto, que cuando venía por Marbella se daba un masajito y se relajaba de tanto estrés.

¿Qué tipo de masajito? le pregunté – Un masaje erótico– me dijo, me encantan los masajes, pero desde que descubrí los masajes tántricos eróticos, no puedo pasar sin ellos. ¿Tu nunca lo has probado? No le conteste, la verdad que siempre me dio curiosidad, pero nunca se dio la oportunidad. La verdad que cuando pensé en los sitios donde los hacen, me parecía poco discreto, y eso me quitaba las ganas. Si es cierto, esos lugares no son muy discretos, pero yo no voy a ningún sitio de esos, solo llamo a la agencia y me mandan una chica masajista directo a la habitación. Que bien, así no te cruzas con nadie, y estás tranquilo en tu habitación. Si si quiere te puedo decir cual es la agencia a la que siempre llamo. Si le dije, no me vendría mal, relajarme un poco. Se llama diamond-escorts-marbella es una agencia muy seria y formal. Gracias le dije, lo buscare en internet, luego en la habitación . Tomé mi copa de un trago, y me fui para mi habitación. La verdad no me había tomado muy enserio, las palabras, del hombre del bar ,pero me dio curiosidad, y encendí mi ordenador para ver la página web que me había recomendado aquel hombre. Encontre la web habia una selección de modelos femeninas, señoritas de alto nivel, no sabia cual elegir, cada una era más bella que la otra, todas las chicas tenían algo en particular. Al final me decidí por una de ellas Alexandra, era una chica rubia espectacular ,con unas piernas infinitas , un pelo rubio como una sirena, y un cuerpo para perder el sentido. Llame a la agencia y les solicite la compañía y el masaje con Alexandra, me atendieron con mucha discreción y eficacia, en menos de una hora, la chica ya estaba en la puerta de mi habitación.

LA EXPERIENCIA TANTRICA EN MARBELLA

Ella llamó a la puerta de la habitación, al abrir me encontré con una diosa rubia, con un vestido precioso, que resaltaba todas sus curvas, tenía una presencia impecable, y muy educadamente me dijo, Hola soy Alexandra, vengo para darte un buen masajito. Si pasa, por favor, le dije, todavía estaba con la boca abierta, no reaccionaba todavía, su belleza me había dejado paralizado. ¿Donde vamos hacer el masaje? me pregunto, ¿en esta cama? Si hay esta bien le dije, yo no paraba de mirarla, me hubiera hecho el masaje encima de una cama de fakir, con una mujer así, daba igual donde me hiciera el masaje. Saco de su pequeño bolso un botecito de aceite para masaje, lo colocó en la mesita de noche , dejo caer su vestido, al suelo, y se quedó totalmente desnuda, si ya era un espectáculo vestida, desnuda era una diosa del olimpo.

Desnudate y te recuestas boca abajo me dijo, sin dudarlo me tumbe en la cama desnudo, deseando probar ese masaje tántrico tan prometedor me tumbe y me deje hacer. Ella comenzó a acariciar suavemente con sus delicadas manos , cada parte de mi cuerpo, yo estaba boca abajo, ella pasaba sus manos por mi espalda, deslizaba sus dedos entre mis piernas. Cogió el pequeño frasco de aceite aromático y dejó caer unas gotas sobre mi espalda. Extendía el aceite muy lentamente con sus manos, las podía sentir como se deslizaban y acariciaban todo mi cuerpo. De repente sentí como en vez de sus manos utilizaba sus pechos para masajearme, me los pasaba por todo el cuerpo embadurnados en aceite, la situación era muy agradable y erótica. Tenía los pechos grandes y tersos, ya me costaba mantenerme boca abajo, con tanto restregón con aquella diosa. Me susurro al oído que me diera la vuelta, evidentemente aquello estaba duro y erecto como era de esperar. Ella se sentó sobre las piernas, con su largo cabello acariciaba todo mi cuerpo,lo pasaba suavemente como si de una cortina de seda se tratase. Con sus manos masajeaba mis piernas, las deslizaba por ellas y terminaba agarrando el pene con las dos manos y jugando con él unos instantes, lo suficiente para mantenerlo erecto. Con su frasco de aceite, dejo caer unas gotas sobre mi pene y ella misma también se dejó caer aceite sobre sus pechos mientras se los acariciaba y los apretaba. Una vez bien untada de aceite, se deslizaba desde mis piernas hacia arriba, con sus pechos masajeaba mi pene, se lo colocaba entre sus pechos y jugaba con ellos. Yo estaba super excitado tenía una erección brutal, ella sabía mantenerla, sin que me corriera.

EL EXTASIS TANTRICO

El masaje seguía subiendo de tono, ella se sentó encima de mis piernas muy cerca de mi pene, podía sentir su sexo húmedo encima de mis testículos, la sensación era muy excitante. Ella se dejaba caer sobre mi cuerpo y me masajeaba con sus pechos, mientras deslizaba su sexo húmedo y caliente, sobre mi pene. Se movía como si de una danza se tratara, tenía mucha habilidad para pasársela arriba y abajo sin que se metiera dentro. En un momento le pido que pare, necesitaba una pausa para no explotar en ese instante. Ella me dice que me va hacer el final tántrico, con el cual voy a poder explotar y disfrutar de un orgasmo muy potente. En ese momento yo estaba totalmente entregado, así que accedí sin reparo. Ella se sentó a mi lado como una sirena con sus piernas recogidas, y muy suavemente echo un poco de aceite en sus manos y se agarró fuerte a mi pene que estaba hinchado y apunto de explotar. Ella comenzó hacer unas técnicas de la India decía, que me llevaban directo al éxtasis ,pero pudiendo contenerme. Hasta que con una técnica final me dijo que terminaría y así fue, junto sus manos y con una forma muy especial de mover sus manos, llegue al orgasmo más intenso que nunca había experimentado. Fue un orgasmo largo e intenso el cuerpo me convulsionaba, ella continuaba con el movimiento muy lentamente, en un momento sentía que me corría otra vez, ella que lo sintió, volvió a intensificar el ritmo y me volví a correr otra vez, esta vez más corto pero muy intenso. La experiencia fue excepcional nunca pensé que se podía disfrutar tanto con un masaje. Al terminar ella me limpio con toallas y me dejo que me relajara y disfrutara de aquel momento, se vistió y se fue. Me quede dormido como un bebé, cuando desperté, pensaba que todo había sido un maravilloso sueño, pero no había sido como un sueño pero real.

Recomiendo la experiencia a todos aquellos hombres que quieran probar algo diferente, o aquellos que les gusta disfrutar con tranquilidad pero con intensidad , de momentos muy eroticos y excitantes .

Entrada anterior
Historias De Cama… En Marbella.
Entrada siguiente
BDSM EN TORREMOLINOS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies
WhatsApp chat